miércoles, febrero 04, 2015

La Dualidad y su equilibrio: 2

Las representaciones simbólicas atribuidos al dos son esenciales para poder entender la base un sistema simbólico ya que explica los elementos centrales que provocan el movimiento.

Es la representación de la dualidad, la oposición, el conflicto, el equilibrio, la reflexión. Es la cifra de toda ambivalencia y de todos los desdoblamientos.

Contiene varios significados desde lo esotérico hasta lo cuántico. Toda la realidad esta sostenida por dos polos que cuando interactúan producen movimiento.

La manera como lo entiendo es la siguiente. Si la unidad es pasiva requiere de su contrario, o de una fuerza de similar magnitud para poder mover a la unidad.

De toda dualidad están hechos los movimientos básicos que sostienen el universo. Un ejemplo sería hablar del átomo. Como unidad, un átomo solo, es pasivo ya que, en nuestro ejemplo, no tiene con que compararse o existe otro elemento externo a el que le implique una dinámica. Si hacemos un acercamiento a esa unidad, vemos que contiene elementos internos que están en movimiento (subpartículas atómicas) que mantienen la cohesión de la unidad atómica mientras no se desbalancee las fuerzas que le dan esa propiedad: el juego entre electrones y protones. Los neutrones son neutros y tienen otra función que sumaremos al ver el numero tres.

Los fenómenos sucedidos dentro del universo llevan en uno de sus procesos mas básicos implícito este principio que le da movilidad a muchas cosas al rededor. Dia y noche, hombre y mujer, positivo y negativo, etc. De esta idea simbólica no puede existir Dios sin su contraparte. Esta es una dualidad primaria de opuestos básicos y que se da en juego para mantener un equilibrio entre dos fuerzas que da como resutado la estabilidad del sistema.

Quiero hacer notar que estabilidad en teoría de sistema no implica la participación 50-50 de sus dos elementos, solo hace mención a el resultado de interacción de dos elementos.

Existen dualidades mas complicadas que no implican los opuestos básicos. Estas representaciones las encontramos en nuestra cultura en una infinidad de actividades humanas como lo son las deportivas donde, simbólicamente, se ponen en juego dos fuerzas análogas o similares y se espera un resultado. En este último ejemplo hay que tener un poco de cuidado porque el resultado maniqueo de que alguien gane (que uno de los componentes venza al otro) es una proyección del ego por constituirse en una unidad. Es su intención de ser un todo.

Existen dualidades forzadas como decir agua y aceite. Por mas que se intente no se mezclaran.

Hay otras dualidades por contraste como decir agua y fuego, que no es lo mismo que dia y noche ya que el agua y el fuego tienen dos naturalezas distintas y no comparten elementos en común como si día y noche. Este último comparten el elemento de la luz para distinguirse a diferencia el fuego y el agua. Aún conteniendo el agua oxígeno (fuente esencial para el fuego)

La dualidad está presenten como parte importante de la vida ya que le da movimiento o dinámica a los elementos que la manifiestan. La dualidad no se puede mantener por si sola como la unidad ya que es resultado de la suma de dos unidades entre las cuales existe al menos una característica que la diferencia del otro. Si pensamos que existe una dualidad agua-agua es una apreciación dialéctica ya que aunque sean dos vasos, si se juntan solo se tiene mas agua pero no existiría una dinámica entre las dos muestras ya que son las mismas. Esto sin contar que una de las muestras estuviera contaminada con lo cual podemos forzar la dualidad (hay un elemento que contiene uno de los vasos que hace diferencia con respecto al otro).

Este número es esencial en el tarot ya que la mayoría de las dinámicas que marca refieren a este principio básico de movilidad del universo.